Jueves 28 de Diciembre 2023
COCINA

Receta súper fácil de tarta de fresas

Conoce la receta de uno de los postres más sabrosos.

Deliciosa y fácil de preparar. Fuente: (Twitter)
Por
Escrito en ESTILO DE VIDA el

En gastronomía, una de las recetas más exquisitas, fáciles de preparar y que tiene más variedades es sin dudas la de las tartas.

Desde la elaboración de la masa, el relleno y la decoración; las recetas de las tartas nos ofrecen la posibilidad de jugar con combinaciones de sabores y texturas, y que además son muy sencillas de preparar.

En esta ocasión, compartimos la receta de una tarta de fresas con crema exquisita y muy fácil de preparar:

Ingredientes

Para hacer la masa:

  • 100 grs. de manteca.
  • 100 grs. de azúcar.
  • 1 huevo.
  • 250 grs. de premezcla.

Para el relleno:

  • 200 grs. de crema de leche.
  • 50 grs. de azúcar impalpable.

Para la reducción de fresas:

  • Fresas a gusto.
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • Ralladura de un limón.

Preparación

  • Pon la premezcla, la manteca y el azúcar en un recipiente.
  • Desarma la manteca con las manos e integra los ingredientes hasta formar un arenado.
  • Cuando esté listo el arenado, agregar el huevo y mezclar hasta hacer la masa. Si se pone pegajosa, lleva la masa a la heladera más o menos una hora hasta que vuelva a tomar consistencia.

  • Estira la masa en un molde. Puedes colocar un papel manteca en la base para evitar que se pegue.
  • Cocina la masa en el horno a 180 grados durante 15 a 20 minutos. Retira y deja enfriar.
  • En un recipiente coloca la crema de leche y el azúcar. Bate hasta que se forme la crema. Lleva a la heladera para que se enfríe.
  • Limpia las fresas y corta los tallos.

  • Lleva las fresas al fuego, agrega la ralladura de limón y el azúcar.
  • Cocina a fuego lento unos 15 minutos.
  • Cuando la fruta esté lista hay que dejar que se enfríe muy bien.
  • Coloca la crema en la base de la masa de manera uniforme, luego rellena con la reducción de frutillas y listo.

Una variación de esta receta es hacerla con la fruta cruda, es decir, sin cocinarla. De esta manera podemos “jugar” con las diferentes formas y cortes de las frutillas y cortarlas, para ubicarlas en la tarta de manera decorativa.