Lunes 18 de Marzo 2024
OBESIDAD

Adiós Kilos, hola vida sana: 8 Pasos Comprobados para una Transformación Saludable

En la batalla contra la balanza, cada estrategia cuenta. Descubre cómo puedes tomar el control de tu salud y bienestar con estas 8 tácticas infalibles para vencer la obesidad.

(Foto de Pavel Danilyuk)
Escrito en ENTRETENIMIENTO el

La obesidad no es solo un número en la báscula, es una realidad que afecta a millones de personas en todo el mundo y puede tener consecuencias graves para la salud. Pero, cómo se define; qué la provoca; y lo más importante, qué puedes hacer para prevenirla o tratarla, hoy te contaremos como hacerlo.

La obesidad es una crisis de salud global. Según la Organización Mundial de la Salud, un importante porcentaje de la población mundial está afectada por esta condición. Este padecimiento se define como una una acumulación anormal o excesiva de grasa. Pero, ¿Cómo se mide? Una forma común es utilizando el índice de masa corporal (IMC), y esto se calcula dividiendo el peso en kilogramos por el cuadrado de la altura en metros. 

Se considera que una persona tiene obesidad cuando su IMC es igual o superior a 30, pero, no te preocupes, no todo está perdido.  A continuación te presentaremos algunos consejos y estrategias para combatir el sobrepeso y la obesidad.

Caminar

La obesidad puede ser un obstáculo para hacer ejercicio, pero hay una actividad simple y efectiva que puedes hacer: caminar. Solo necesitas un par de zapatos cómodos y la voluntad de moverte, te sugerimos iniciar con sesiones de 10 minutos e ir incrementando poco a poco.

Puedes hacerlo al aire libre, en un gimnasio o incluso en casa si tienes una cinta para caminar. Y por supuesto, acompañado por una dieta saludable. 

(Fuente: Pinterest).

Aprende a cocinar

 Una de las mejores armas contra el sobrepeso y la obesidad es aprender a cocinar. De esta manera, puedes controlar los ingredientes y las porciones que consumes, evitando los alimentos ultraprocesados y la comida rápida, que suelen ser altos en grasa, azúcar y sal.

(Fuente: Pinterest).

Sumergirte en el ejercicio

La natación es un excelente primer paso hacia el cambio. Al nadar, trabajas la mayoría de los músculos de tu cuerpo fortaleciéndolos y tonificándolos.  Es un ejercicio de bajo impacto que es ideal para personas con obesidad, ya que el agua soporta tu peso y reduce el riesgo de lesiones en las articulaciones.

Además, evitas el impacto que otros deportes pueden tener en tus rodillas, tobillos y columna. Para este ejercicio se recomienda acudir a un profesional de la natación para unos primeros consejos.

(Fuente: Pinterest).

Establece una rutina y un objetivo

Debes ser constante en tu camino hacia un estilo de vida más saludable, para esto puedes establecer metas, como mejorar tu técnica de natación, aumentar tu velocidad o resistencia, pero, recuerda no obsesionarte con los resultados y valora el proceso, celebrando cada pequeño progreso que hagas.

(Fuente: Pinterest).

Busca apoyo

 Mantener un peso saludable puede ser un desafío, especialmente si lo haces solo. Invita a tu familia a adoptar una dieta equilibrada, te sentirás más motivado y apoyado en tu camino hacia un estilo de vida más saludable. 

(Fuente: Pinterest).

Hidrátate con agua, no con refrescos

 El agua es tu mejor aliada para hidratarte y perder peso. Beber agua puede prevenir problemas de salud relacionados con el sobrepeso y la obesidad, como el estreñimiento, las infecciones urinarias y los cálculos renales. Además, no tiene calorías, ayuda a eliminar toxinas, mejora la digestión, previene la retención de líquidos y aumenta la sensación de saciedad. 

En cambio, las bebidas azucaradas aportan muchas calorías vacías y estimulan el apetito y el almacenamiento de grasa. Por eso, es recomendable que reduzcas o elimines su consumo y las reemplaces por agua, infusiones o agua con limón. Recuerda, es necesario beber al menos 2 litros de agua al día.

(Fuente: Pinterest).

Duerme bien, vive mejor

Dormir bien es tan crucial para perder peso como comer bien y hacer ejercicio. El sueño es el momento en el que tu cuerpo se recupera, se regula y se equilibra. Cuando no duermes lo suficiente o lo haces mal, se alteran las hormonas que controlan el apetito, el metabolismo y el gasto energético. 

Esto puede provocar que tengas más hambre, que te apetezcan más alimentos dulces y grasos, que quemes menos calorías y que te sientas más cansado y deprimido. Dormir bien mejora el estado de ánimo y la autoestima, lo que puede ayudarte a sentirte más motivado y a mantener tu compromiso con tus hábitos saludables. Procura dormir entre 7 y 8 horas cada noche, en un ambiente cómodo, oscuro y silencioso.

(Fuente: Pinterest).

Mantén una actitud positiva 

No te rindas ante los obstáculos.  Perder peso y mantener una dieta saludable requiere un cambio de hábitos y de actitud, no se trata de seguir una dieta estricta y temporal, sino de adoptar un estilo de vida saludable y permanente. Es importante que mantengas una actitud positiva y que te fijes metas realistas y alcanzables. 

No te compares con los demás, ni te dejes llevar por los estereotipos de belleza que impone la sociedad, cada persona tiene un cuerpo, un metabolismo y unas circunstancias diferentes. Lo que funciona para unos puede no funcionar para otros, lo importante es que sigas tu propio camino y que respetes tu ritmo y tus necesidades. Valora tus logros, por pequeños que sean, y celebra tus avances. 

(Fuente: Pinterest).

No te desanimes si cometes algún error o si tienes algún tropiezo y Recuerda que lo importante es el proceso, no el resultado. Y sobre todo, disfruta de lo que haces y de lo que comes, de esta forma el sobrepeso y obesidad se irán de tu vida.